La bujía tiene dos funciones primarias:

1-. Quemar la mezcla aire/combustible.
2-. Disipar la temperatura dentro de la cámara de combustión hacia el sistema de enfriamiento del motor.

Las bujías transmiten energía eléctrica que convierte al combustible en un sistema de energía. Una cantidad suficiente de voltaje se debe de proveer al sistema de ignición para que pueda generar la chispa a través de la calibración de la bujía.

La temperatura de la punta de encendido de la bujía debe de encontrarse lo suficiente baja para prevenir la pre-ignición, pero lo suficientemente alta como para prevenir la carbonización.

Es importante recordar que las bujías no crean calor, sólo pueden remover temperatura. La bujía trabaja como un intercambiador de calor sacando energía térmica de la cámara de combustión, y transfiriendo el calor fuera de la cámara de combustión hacia el sistema de enfriamiento del motor.