CASCOS: LIMPIEZA Y MANTENIMIENTO

El casco es un elemento muy caro y necesario para que podamos disfrutar de nuestra moto sin riesgo. Aparte de consultar si tiene fecha de caducidad, debemos saber como mantenerlo en buen estado para que su uso sea seguro. Si la pantalla está tan sucia (o rayada) que no vemos bien a través de ella, corremos más riesgo que si está perfectamente limpia. Y así podríamos citar casi cada una de las partes del casco.

Las calotas, dependiendo del material en que estén fabricadas, pueden tener más ó menos duración. Así, las de policarbonato tienen una fecha teórica de caducidad. No obstante, la experiencia dice que ya sea por exposición a los rayos solares (cuyo efecto debilitante es muy fuerte), por pequeños golpes a lo largo de su vida (se te cae del depósito al suelo, etc.), o por supuesto tras un gran impacto contra el asfalto, la realidad es que la mayoría de las veces un casco se ha de cambiar bastante tiempo antes si se usa habitualmente. Otra cosa es el que lo usa sólo pocos meses al año, y el resto lo tiene encerrado en un armario.

Primero empecemos por lo que se debe hacer para evitar que un casco se deteriore. Para ello consultas el recuadro de consejos, pero en él no verás nada que no se escape a la lógica. No los consideres unos consejos menores, pues realmente el cuidado día a día es lo que permite que un casco mantenga sus propiedades.

No obstante, está claro que llega un momento en que por mucho que lo cuides, el uso obliga a una limpieza y a un recambio de piezas desgastadas o deterioradas.Empezaremos por el interior, e iremos analizando como ciudar las distintas zonas de tu casco.

INTERIOR

Hay muchos modelos en que las carrilleras – de las que suele haber tallas- e incluso todo el acolchamiento interior se puede desmontar, facilitando así su limpieza y su cambio si acaso se desea más ajuste. Al estar en continuo contacto con la cara y cabeza, el sudor es uno de los principales enemigos. Su efecto ácido ataca el forro de esas piezas interiores, que suele ser de material antialérgico como el Satinized o el Coolmax. Su acolchamiento de goma espuma, con esa sudoración y la compresión del cráneo contra la calota, se compacta y pierde grosor. Para evitar su degeneración se deben lavar periódicamente. ¿Cómo hacemos esto? Existen básicamente dos formas.

• Sin desmontar las piezas . En tiendas especializadas existen unos sprays que contienen una espuma la cual se aplica como las de las alfombras: se hecha sobre el interior, se deja que actúe sobre el interior y se seca con un trapo . Es una buena solución de urgencia, pero como todo en la vida, es mucho mejor desmontar todo y limpiarlo todo pieza a pieza.

• Desmontando las piezas : desmontas las carrileras y el resto del interior si se puede. Las lavas y aclaras bajo un grifo las veces necesarias hasta que el agua del aclarado salga bien limpia . ¡Te sorprenderás de lo sucio que puede llegar a estar algo que ha estado tanto tiempo en contacto con tu cabeza! El primer aclarado lo puedes hacer con un jabón específico contra la grasa, de los de uso de cocina- aunque parezca una exageración- pues el cuero cabelludo libera una secreción sebácea que impregna el interior del casco. Los demás puedes hacerlo con un jabón líquido de ducha, menos agresivos.

EXTERIOR

Los mosquitos se estrellan contra todo el casco atacan la pintura y el barniz. Aparte, pueden taponar las rejillas de los sistemas de ventilación. Cuando en un viaje veraniego tu casco parezca estar forrado con cientos de ellos estampados, debes limpiarlos cuanto antes porque si los dejas secar se incrustan y se vuelve muy difícil quitarlos. También existen productos específicos para este caso que se usa de forma similar a la del interior: se aplica, se deja actuar unos minutos y se limpia con un paño. Una solución más casera- y completa, pero algo más larga- es limpiar con una esponja y un jabón líquido de cocina. Un pequeño cepillo de dientes puede ser buena idea para poder liberar las rendijas de las tomas de aire.

Para poner la guinda y dejar tu casco como nuevo, cada cierto tiempo y después de esta limpieza, puedes abrillantar toda la calota con algún pulimento. Intenta que sea libre de siliconas, pues si alguna vez intentas pintarlo a tu gusto, esa silicona penetra todas las capas hasta la misma base y puede darte problemas a la hora de lacar.

PANTALLA

Sin duda, la parte más importante en cuanto al mantenimiento y la que lo exige de forma más continua. Viajar en esta época del año nos lo demuestra, pues al cabo de 100 kilómetros puedes no ver nada por la cantidad de insectos (¡de nuevo ellos!), polvo e incluso algún trozo de alquitrán. Es la más delicada porque en su limpieza se ha de evitar rayarla, muy en especial si es de titanio. Si presionamos con fuerza o frotamos sin que esté limpia, los arañazos nos deformarán la visión y de hecho, prácticamente nos la impide si el sol nos da de frente.

En esas ocasiones en que en medio del viaje tenemos que limpiarla, lo mejor es mojar la pantalla, humedecerse la yema de los dedos con jabón y frotar con cuidado . Así, tantas veces sea necesario para que el campo de visión quede libre.

Otra cosa es dejarlo bien limpia . Para ello, tenemos que desmontarla con cuidado- aprovecharemos para limpiar esa zona muerta de la calota que queda cubierta por la pantalla y sus anclajes- y la podemos sumergir en agua jabonosa un buen rato. Después, la sacaremos, limpiaremos y secaremos con mucho cuidado. A la hora de montarla, hay que tener especial cuidado de encajarlo bien si está libre de tornillos o de roscarlos con cuidado si los hay ( no pasarlos de rosca).

10 CONSEJOS PARA EL MANTENIMIENTO DEL CASCO

1- Limpia cuanto antes los mosquitos estampados contra él. Ataca la pintura y la laca.

2 -La limpieza del interior hazla unas dos veces al año. Aparte de una cuestión de higiene, cuidarás la salud de tu pelo.

3 -Hablando del pelo, un buen consejo es cubrírtelo con un pañuelo o una braga militar. No sólo lo aislarás de la suciedad acumulada en el interior, sino que evitarás que se te enganche al ponértelo ó quitártelo.

4 -La calota puedes abrillantarla con algún pulimento después de lavarlo bien, pero cuida que esté libre de siliconas. Si no, si algún día quieres personalizarlo puedes tener problemas a la hora de lacar.

5- Si notas que el interior ya no te ajusta como antes, es que el acolchado interior ha cedido. Si todo o parte de él es recambiable, puedes cambiarlo por una talla que te ajuste más.

6- Al transportar el casco, cierra las cinchas y cógelo del barbuquejo. Desde luego, no hay nada más horripilante que ver como alguien coge un casco por la pantalla, que lo que hace es destrozarlo.

7 -Los cascos de gama alta suelen incorporar una bolsa para su transporte. Úsala siempre que puedas.

8- La pantalla es la parte más delicada sin duda. Nunca frotes con fuerza, sólo con mucho cuidado habiendo humedecido las dos partes, y con jabón. Para limpiezas de urgencia, agua y jabón suavemente con la yema de los dedos.

9- Ten cuidado con los pequeños golpes que se da contra la pared o cualquier otro elemento al transportarlo.

10- Por supuesto, a la primera caída en que reciba un impacto importante, no te lo pienses: cámbialo.