Venta De Motos Sigue Imparable - “Durante el primer semestre de este año se han vendido más de 205 mil motos, cifra muy similar a la registrada durante el mismo período de 2007”.

Ese es el panorama que mostrará la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) en el marco de la reunión que sostendrá con el Gobierno, los empresarios, los ensambladores y los comercializadores de motos del país.

De acuerdo con el informe, la industria nacional dio “un gran salto” al pasar del consumo interno a la exportación de estos vehículos hacia Venezuela, Bolivia, Ecuador, México y Centroamérica, mercados que están absorbiendo alrededor de 50 mil unidades anuales hechas con accesorios de Taiwán, Corea, China, Tailandia y la India.

Según el gremio, Colombia ocupa el segundo lugar en demanda de vehículos de dos ruedas en Latinoamérica, y es superado tan solo por Brasil.

Sin embargo, la producción tiene la misma dinámica, pues en lo corrido del año 2007 fueron comercializadas más de 400 mil máquinas, ventas que se concentraron en la Costa Atlántica y en las principales ciudades. La mayoría de ensambladoras tienen sede en Pereira, Cali, Medellín y Barranquilla.

“Bogotá es una gran vitrina, pues los consumidores en el centro del país han encontrado en los últimos años una alternativa social en la moto –asegura el gerente del sector automotor de Fenalco Bogotá William Alfaro Aldana–. El 92 por ciento de estos vehículos son utilizados en diversas actividades industriales y comerciales (mensajería, paqueteo, domicilios, entre otros), el restante para uso recreativo”.

Mercado de segunda, estancado El mercado de segundazos también se está moviendo, aunque el gremio reconoce que el colombiano aún prefiere comprar motocicleta nueva, a pesar de que, en los últimos meses, se han endurecido los sistemas de financiación para este tipo de consumidores.

Actualmente las modalidades de pago más comunes son el efectivo, la utilización de financieras y el pago a través de títulos valores, como el cheque.

“Sin embargo, para el sector automotor de Fenalco Bogotá es preocupante que mientras las ventas se estabilizan en Colombia, el hurto de motos ha aumentado en el último año. De enero a agosto de 2007 se registró el robo de 6.835 motos y en el mismo período de 2008 se incrementó a 7.277 la cifra”, reconoce Alfaro.

Según Asopartes, las zonas más golpeadas con el hurto de motos son: Atlántico, Bolívar, Caldas, Casanare, Cauca, Cesar, Huila y Bucaramanga. “En ciudades como Bogotá, Medellín y regiones como el Magdalena Medio, el fenómeno ha disminuido”, dice el informe de los autopartistas.

La reunión Precisamente para discutir este y otros temas, Fenalco Bogotá organizó la segunda convención nacional del sector de motos, que se llevará a cabo los días 23 y 24 de octubre en el Hotel Tequendama de Bogotá.

Esos días se darán cita los empresarios e importadores del sector, así como aseguradoras, el Fondo de Prevención Vial, el Gobierno en cabeza del Ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, los comercializadores y los industriales, quienes evaluarán y consolidarán las estadísticas emanadas de este renglón económico y dar a conocer lo último en el mercado.

“Ante los índices de accidentalidad en motocicletas, la Federación realizará durante la convención un panel de expertos en medidas preventivas de cara a este sector, en el que participará el Fondo de Prevención Vial y el gremio de las aseguradoras, Fasecolda”, asegura Alfaro Aldana.

También se darán a conocer experiencias internacionales, como el Pacto de Movilidad realizado en Barcelona y se analizará el verdadero perfil del motociclista de nuestro país, de cara a nuevas y más estrictas regulaciones viales para ellos.

Charlas y conferencias La publicidad efectiva en el sector de las motos, programas preventivos para evitar la accidentalidad de los motociclistas, caractaerísticas regionales de las reclamaciones al Soat y hasta una visión crítica al sector hecho por los asistentes, serán algunas de las conferencias que acompañarán esta reunión sobre el presente y el futuro del sector.

La idea es unificar cifras, criterios y políticas para ‘aterrizarlo’ más a la realidad que están viviendo sus actores, incluidos los empresarios.

Fuente: EFE