PDA

Ver la Versión Completa : Pruebas de Motos BMW R 1200 GS Triple Black



Wilkinson
06-mar-2012, 14:59
La herramienta universal que nunca falla. Ya sea por una carretera local, el viaje diario al trabajo, la excursión del fin de semana o simplemente cumplir nuestro sueño, aquel anhelado viaje de miles de kilómetros. Las BMW R1200GS se han convertido en prácticamente una forma de vida.

No sólo son capaces de manejarse en todo tipo de circunstancias, son síntesis de facilidad de manejo, disponen de un buen potencial off-road y el confort está asegurado. Tanto por equipamiento, motor, prestaciones y gadgets tecnológicos, la nueva BMW R1200GS Triple Black supera en muchos sentidos a sus predecesoras. ¿Será la Triple Black la motocicleta ideal? Ahora lo veremos.

Como probar una R1200 GS es siempre un reclamo para muchos aficionados y usuarios de la motocicleta, hemos realizado dos partes más además de la prueba dinámica de la moto. Por una parte, la historia de una de las motos con más historia del mercado, por su evolución e incluso sus éxitos a nivel deportivo. No os perdáis incluso el archivo histórico que os hemos adjuntado hablando de este interesante tema. Por otro lado nuevamente contaremos con la opinión de uno de nuestros ruteros, propietario de la anterior de R1200 GS en su versión Adventure, con la cual ha realizado miles de kilómetros a sus lomos tanto por asfalto como por tierras marroquíes pisando arena. Bartolomé aceptó encantado probar la moto para darnos su valoración.

Nuestra unidad de pruebas contaba con los extras de los paquetes Touring y Seguridad. El primero cubre el colector del escape cromado, el ajuste de suspensión electrónica (E.S.A), intermitentes LED en blanco, ordenador de a bordo, protectores de puños, con estos calefactables también, con el soporte de maletas. Por otro lado el siguiente paquete consta de ABS Integral con posibilidad de desconexión, control de tracción (ASC) y control de presión de neumáticos RDC.

"Design is design"

El éxito de un modelo de motocicleta, depende de una serie de factores a veces impredecibles. BMW ha conseguido en varios de sus modelos, aglutinar los elementos suficientes para perpetuar por años y años algunos de sus modelos. Pero el fenómeno “GS”, ha supuesto para la marca bávara un éxito incontestable. Desde aquella primera R80GS con neumáticos de dibujo gordo y guardabarros separados hasta la R1200GS Triple Black que hoy testamos, han pasado casi 32 años.
¿Qué otra BMW se ha visto tanto por las carreteras de todo el mundo? Su condición como moto rutera, su comodidad, facilidad de manejo, cualidades trail, presencia sahariana, autonomía, etc., han hecho de esta trail una moto deseada en muchos sectores de motoristas.
La evolución seguida por las GS modernas de inyección electrónica y árbol de levas en cabeza, ha ido pasando por diferentes parámetros estéticos y tecnológicos. El modelo Triple Black toca techo en este sentido, aportando un nuevo aspecto estético más ligero y una tecnología motriz y electrónica, casi insuperable.

Negro Zafiro que resplandece, unos acabados más que dignos para una motocicleta que augura un buen éxito. Las formas del negro depósito junto con las nuevas tapas laterales de la parte delantera de este, acabadas en un sugerente plata satinado, con el emblema BMW medio suspendido, dan a la Triple Black un aspecto absolutamente tecnológico. Este nuevo diseño, es bastante más atractivo que el de los anteriores modelos de “GS”. Las llantas también negras no son las de palos de aluminio, son las de radios cruzados que permiten ruedas tubeless, dándole aun más ese aspecto racing-desértico que tanto nos gusta. Si observamos detenidamente la Triple Black, veremos que en toda ella se combinan diferentes tonos de negro y gris oscuro. Las tapas de culata, que albergan los respectivos árboles de levas doble, han sido terminadas en un gris grafito, marca de la casa bávara. Pero no es la misma pintura que recubre el monobrazo basculante.

En los laterales del asiento delantero, versión aniversario, reluce un sobredimensionado logo “GS”, que para mi gusto es un pelín exagerado. La comodidad de ambos asientos, conductor y pasajero, es ciertamente envidiable. Mi compañera habitual de viaje, ya ha decidido que moto quiere para hacer kilómetros. Sobre la R1200GS Triple Black, te sientes dakariano, endurero, aventurero, supermotard, turista. Ciertamente es una moto que permite muchas aplicaciones y ambiciones. La visión desde el puesto de conducción es fantástica, todo controlado y delante unos relojes de un diseño muy funcional y elegante. No tienes la sensación de plástico de otras motos. El manillar es de tubo de sección variable, con aspecto de gran robustez. Los intermitentes, como no de LED’s, al igual que el piloto trasero, también muy bien diseñado. La pantalla frontal es de fácil y rápido reglaje en altura. Su capacidad para deflectar el aire, es buena y con la pantalla en posición baja, la penetración aerodinámica se optimiza notablemente. En líneas generales, el nuevo diseño ha mejorado considerablemente. Lejos quedan aquellas primeras “GS” de inyección, que parecían una cama sin hacer.

"On board"

Hace un tiempo hice un viaje bastante largo con una R1200GS Adventure y la verdad que en relación con la Triple Black, ha cambiado bastante en muchos sentidos, pero sobre todo en lo referente a la parte motriz. La unidad que hemos probada en Motos.net, disponía de la última generación de gadgets tecnológicos. Control de tracción ASC y ABS, sistema regulable de suspensión ESA II, puños calefactables y ordenador de a bordo, con múltiples funciones e información, entre las que cabe destacar la medición de presión de neumáticos RDC. Una tecnología impensable en una moto, hace poco tiempo. Puede parecer algo innecesario e imprescindible, cierto, pero cuanto lo tienes, realmente le sacas partido y casi no puedes vivir sin ellos.

El ESA II (Electronic Suspension Adjustment), nos permite regular las suspensiones de ambas ruedas (delantera Telelever y trasera Paralever), simplemente apretando un botón. Escogiendo entre los tres programas distintos de conducción; Confort, Normal y Sport, que realizan los ajustes de amortiguación en extensión y dureza el muelle. Se trata de un sistema con reglajes predefinidos y que se puede seleccionar un modo u otro en marcha. Al tener tres programas predefinidos, se logra cubrir un amplio espectro de situaciones, pero al mismo tiempo es menos flexible de lo que cabria esperar. Estos a su vez, permiten diferentes reglajes en función de la carga, ya sea porque llevamos pasajero o por la cantidad de carga del equipaje. Una maravilla a la que no estaba acostumbrado y que además podremos ajustar incluso sin parar la motocicleta, aunque para la precarga tendremos que detenernos.

Las suspensiones funcionan a la perfección en cualquiera de los parámetros que elijamos del ESA II. Pero es aconsejable no olvidarse de cambiarlo, si pasamos de un extremo a otro de modo de conducción. En el caso de carreteras de montaña reviradas y a ritmo alto, con la posición del ESA en normal, noté una cierta ligereza en el tren delantero, pero al cambiarlo a sport, todo se puso en su sitio.

El motor que mueve a la Triple Black, se basa en el de la deportiva HP2 con doble árbol de levas en cabeza por cada culata (DOHC), en lugar de uno sólo. Este motor ya se empezó a montar en las “GS” del 2010. Ahora el propulsor respira mucho mejor y sube mucho más rápido de vueltas, consiguiendo su máxima potencia según fábrica, en las 7.750 rpm cuando antes se quedaba en las 7.000. Y la zona roja del cuentavueltas, ahora empieza en las 8.500 rpm. Los caballos han aumentado hasta 110, sin perder par y ganando bajos a pocas vueltas; 12,2 a Kgm a 6.000 rpm. En nuestros primeros valores de una moto de pruebas en el banco de potencia Motolab, nos ha entregado 113,2 CV a 7.400 rpm con el valor de par al mismo régimen que fábrica pero de 12,3 Kgm, sin duda datos que se acercan mucho a la realidad y que de entrada ya transmiten el carácter de un motor repleto de fuerza a todo régimen.

El nuevo bóxer tiene una respuesta mucho más inmediata que su predecesor. Y su aceleración es bastante más contundente y directa. Además, su nivel de par es superior en toda la escala del banco de pruebas.
La aceleración en las salidas de curvas lentas es rotunda.

Vamos, que nos vamos"


Subirse a la Triple Black no es tan sencillo como en la mayoría de las motos; la altura de su asiento podría ser un hándicap para algunos. Cuesta lo suyo pasar la pierna por encima del asiento trasero, en cada parada me veía obligado a desplegar la pata de cabra y dejar caer la moto sobre ella para luego poderme bajar de la moto: estoy sobre el metro setenta y seis. En conducción off-road, si por un casual nos encontramos en circunstancias comprometidas, quizás esto sea un problema. A no ser, está claro, que nuestra talla sea apta para un casting de la NBA. Solo es cuestión de adaptarse, y si no, hay un sistema para montar en marcha. Se apoya un pie en el caballete, insertamos la primera, a continuación soltamos el embrague con suavidad y seguidamente acabamos de subir a la moto. Eso es lo que hacen los holandeses para arrancar con la bicicleta en marcha, pero cuidado, hay que tener un poco de pericia.
La circulación por ciudad de hace fácil. A pesar de la anchura del manillar, protectores de puños y retrovisores, los coches se sortean bien. Aquí la altura de la moto te permite una mejor perspectiva de la situación. Con maletas y el top-case, casi te podrás mudar de piso. Aparcar con el Telelever, no es tan fácil. El anti hundimiento no te permite jugar con la inercia de tirar adelante y atrás del manillar. Es el precio de sus conocidas cualidades y virtudes. La sensibilidad con la rueda delantera queda mermada, a cambio de proporcionar mayor seguridad en las frenadas. El pasajero también lo agradecerá, no tendrá tanta sensación de ir adelante y atrás en cada frenada o retención. Hay que acostumbrarse al Telelever y cuando lo hagas, no querrás una horquilla convencional. Detrás, el Paralever gestiona las masas de la “GS” a la perfección. Y el cardan ni se nota, BMW ha conseguido optimizar al máximo su sistema de transmisión secundaria.

Con esta moto te vendrán unas ganas tremendas de vestirte la equitación y salir a la carretera. La primera ruta que se nos viene a la cabeza es de curvas, y cuanto más reviradas mejor, es su salsa. Al principio te sientes un poco elevado sobre la carretera, pero esto no es un problema, al contrario, hay más control. Las “GS” siempre han curveado muy bien. Aún recuerdo la época de los rallyes de regularidad, las “GS” de entonces eran las reinas.
Como siempre la pericia del piloto manda sobre la montura, pero con esta moto es todo más fácil. La salida de las curvas lentas es ahora más fácil con este motor. Y es que el aumento de par ofrece más confianza en la conducción, sin quitar potencia arriba. Hay que ver como acelera a partir de 6.000 vueltas, esto no ocurría con la última R1200 GS que probé. Tras más de 30 kilómetros de reviradas curvas, lo única cosa que tengo para objetar, es que mis brazos se resintieron bastante. No sé si será falta de forma o cuestión de ergonomía, para mi gusto el manillar queda un pelín alto, haciendo que los brazos formen un ángulo agudo. Las suspensiones te dan suficiente confianza y el Telelever manifiesta su carácter en cada frenada. Al mismo tiempo el ABS se hace notar también. Parecía que con el sistema de control de tracción ASC la Triple Black no perdería el suelo de delante, sin embargo, si te despistas y no programas bien las configuraciones que aporta el paquete Seguridad, esta GS genera wheelies con una facilidad que sorprende por su tamaño y altura...

Rutear con esta BMW es realmente un placer. Nuestra unidad no disponía de maletas y top-case, pero es fácil imaginar lo bonito que sería salir temprano por la mañana con mi acompañante y cargado con todo el equipaje rumbo a un lejano destino. El asiento trasero está ergonómicamente muy logrado. Su forma y textura, te sujeta bien en su sitio, además el Telelever ofrece una comodidad añadida, al minimizar las inercias hacia delante y atrás.
Si decidimos usar la Triple Black fuera de carretera, lo primero será desconectar el ABS y situar la suspensión en el modo correspondiente. En este terreno el comportamiento de esta BMW ha mejorado sobre todo por el nuevo motor, más utilizable en bajas velocidades y si me apuras trialeando, en la medida que corresponde a una trail de estas dimensiones. Seguro que las “GS” son las trails grandes más usadas en este campo, o mejor dicho monte. Los neumáticos que monta de serie no son los más idóneos, servirán para rodar por pistas en condiciones de tierra seca y sin muchas exigencias. Si decidimos darle un uso off-road más continuado, lo mejor será montar ruedas de tacos, y a disfrutar. La única pega que le encontré conduciendo por caminos, fue la brusquedad del Telelever al pasar por baches hondos y cortados. Golpea bruscamente sin absorber del todo las irregularidades, la solución, cortas gas y pasar despacito.

En definitiva, esta versión Triple Black de la archiconocida BMW R1200GS, ha mejorado en gran medida respecto a sus antecesoras No se trata de una versión más con nuevos colores y acabados, estamos ante una nueva moto que a bien seguro aumentar la adicción a las “GS”.

http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118188.jpg
http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118184.jpg
http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118176.jpg
http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118160.jpg
http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118164.jpg
http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118148.jpg
http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118128.jpg
http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118116.jpg
http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118096.jpg
http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118084.jpg
http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118076.jpg


A destacar:


Prestaciones motor
"Gadgets" tecnológicos
Diseño carrocería


A mejorar:


Sensibilidad Telelever en off road
Altura asiento trasero
Volumen general



Ficha Tecnica BMW R 1200 GS Triple Black

Motor

Cilindrada cc: 1.170

Número de cilindros: 2 cilindros bóxer, 4 tiempos, DOHC, 8 válvulas

Diámetro x Carrera mm: 101 x 73

Arranque: Eléctrico

Potencia cv: 110 a 7.750 rpm.

Refrigeración: aire/aceite

Alimentación: Inyección electrónica en el tubo de admisión y gestión digital BMS-K+ con corte de combustible, encendido doble

Embrague: monodisco en seco de accionamiento hidráulico

Cambio: 6 velocidades con dentado oblicuo

Transmisión: cardán

Parte Ciclo

Chasis: estructura tubular de acero, motor autoportante

Suspensión delantera: BMW Telelever de Ø 41 mm. con amortiguador central. ESA II opcional

Recorrido suspensión delantera mm: 190

Suspensión trasera: basculante monobrazo con sistema BMW Paralever con amortiguador WAD. ESA II opcional

Recorrido suspensión trasera mm: 200

Frenos

Delantero: doble disco de Ø 305 mm. (ABS Integral desconectable opcional)

Trasero: disco de Ø 265mm. (ABS Integral desconectable opcional)

Neumáticos

Delantero: 110/80 19"

Trasero: 150/70 17"

Dimensiones

Longitud total mm: 2.210

Anchura total mm: 915

Altura total mm: 1.450

Altura del asiento mm: 850-870

Distancia entre ejes mm: 1.507

Capacidad del depósito l: 20

Peso en seco kg: 203

Peso en orden de marcha kg: 229


Gráfica de potencia y par motor

Banco Motolab (Pro-limit)
Potencia max. CV: 113,2 a 7.400 rpm
Par motor Kgm: 12,3 a 6.000 rpm

http://fotos.motos.net/mnet/noticias/5622/118348.jpg