PDA

Ver la Versión Completa : Scooter Yamaha T-MAX 2012: atrápame si puedes



Wilkinson
05-may-2012, 23:34
En 2012 han llegado cambios muy importantes a un segmento de maxi scooters de carácter deportivo dominado hasta la fecha, casi sin oposición, por el T-MAX de Yamaha.

BMW y Aprilia son las dos marcas que han entrado más claramente al trapo, la primera con su primer maxi scooter por partida doble cuya variante C 600 Sport calca la filosofía del superventas de la firma nipona, y Aprilia con una actualización bastante profunda del Gilera GP 800, nada menos que el scooter más potente del mercado. Honda ha ido en cambio por otros derroteros con su Integra, una hibridación de moto y scooter que, además de su particular configuración que intenta unir lo mejor de ambos mundos, aporta como novedades al segmento el cambio automático DCT.

De todos modos, en Yamaha no se han quedado precisamente con cara de bobo. Las modificaciones introducidas en T-MAX, cuyo objetivo eran aumentar las prestaciones y reducir el peso de conjunto, se antojan mucho más importantes con el scooter en marcha que simplemente revisando las especificaciones técnicas.

Más aceleración, siempre con la Yamaha T-MAX 2012

Aunque la novedad más vistosa es el incremento de la cilindrada hasta los 530 cc, en realidad casi la totalidad de los componentes de este 2 cilindros en línea de Yamaha han sufrido algún tipo de mejora. Los cambios han permitido minimizar las pérdidas de potencia y aumentar de forma palpable el par motor, lo que se ha traducido en una mayor capacidad de aceleración (incluso desde parado) y una mejora todavía más evidente en las recuperaciones respecto a sus predecesoras.

Las insinuaciones al acelerador con la T-MAX lanzada van seguidas de una respuesta inmediata sin aparente esfuerzo y sin apenas vibraciones, además de una estela de ese sonido ronco y violento tan característico que, a pesar de los nuevos escape y silenciador, ha retenido todo el encanto de los modelos anteriores. En estas circunstancias, lo único que podemos decir es que es muy fácil entusiasmarse con el puño del gas…

La focalización de las mejoras técnicas en el aumento del par motor ha provocado que, más allá del incremento de la cilindrada, la cifra absoluta de potencia se mantenga casi invariable respecto a su más inmediata predecesora, con 34,2 kW a 6.750 rpm (apenas 4 CV más) que lo convierten en un vehículo apto también para usuarios del infame carné A2.

Pero todo esto no se explicaría sin el otro gran cambio introducido en el T-MAX, que es una nueva transmisión secundaria con un mecanismo de transmisión por correa que es un prodigio de suavidad y efectividad. La correa, fabricada en fibra de aramida, también ha contribuido a la reducción del peso no suspendido y a centralizar las masas para afinar la otra gran virtud de este maxi scooter: su comportamiento intachable.

Rígida y liviana Yamaha T-MAX 2012

Las sensaciones que transmite el T-MAX 2012 nada más iniciar la marcha son las de un perfecto equilibrio. Puede cambiar de dirección a una velocidad pasmosa, y deja que nos apoyemos sobre la rueda delantera con total naturalidad sin inmutarse y manteniendo una trayectoria casi milimétrica.

Yamaha ha conseguido reducir el peso del conjunto en unos 4 kg, en gran parte gracias al doble brazo basculante de aluminio inyectado con las mitades izquierda y derecha independientes. Este basculante incorpora también un tensor de cadena idéntico al que emplea Yamaha en sus motos deportivas para optimizar el equilibrio de rigidez.

Todo va montado de forma rígida en el mismo bastidor de aluminio de su predecesora, porque cuando las cosas funcionan tan bien no tiene sentido cambiarlas. Esta es en realidad otra de sus muchas virtudes, porque el chasis mantiene las prestaciones a pesar de que abramos y cerremos con violencia el acelerador, algo que, honestamente, pasará con bastante frecuencia. Visto en global, da la sensación que Yamaha ha mejorado lo justo para incrementar las prestaciones de forma palpable sin tener que pagar ningún peaje (al contrario) en cuanto a peso, ergonomía, comportamiento o comodidad.


Todo lo que se nos ocurra acaba saldándose con un excelente, porque además de todo lo dicho este es un scooter absolutamente cómodo y versátil. Puede que no sea una de las exigencias de su comprador tipo, pero lo cierto es que se deja llevar con total facilidad entre los coches por la ciudad y trata muy bien a sus ocupantes. La ergonomía es simplemente inmejorable, igualmente válida para una conducción netamente deportiva que para un relajado paseo. La protección de la cúpula a altas velocidades es muy correcta, y las piernas pueden campar a su antojo sobre las plataformas, y la lectura del cuadro de instrumentos es fácil y clara.

Podrán gustar más o menos los cambios estéticos introducidos en el modelo 2012, que han aportado un punto de agresividad tanto en la parte delantera como la trasera, pero una vez agarrados a su manillar pasarán tan desapercibidos para el conductor como el lentísimo tráfico de la ciudad. Lo que no pasará tan desapercibido para la cuenta corriente de su propietario es en cambio su precio: 10.199 € la versión estándar y 10.799 € para la variante con ABS.