PDA

Ver la Versión Completa : Moto GP 2013, la lucha de las CRT se calienta!



Wilkinson
01-abr-2013, 14:49
El experimento ha funcionado. La parrilla de MotoGP ya no evoca la tristeza de tiempos cercanos en los que, de salida, acabar era puntuar. También se ha esquivado el miedo a una excesiva lentitud. La subcategoría inicia su viaje al (incierto) futuro con la pareja de Aspar en la cabina de mando: Aleix Espargaró y Randy De Puniet. Eso sí, se aceptan invitados.

Aleix y Randy. No tardó en quedar claro que el primer campeón de las ‘Claiming Rule Teams’ –CRT para amigos y conocidos- saldría de la batalla interna del Power Electonics de Jorge Martínez Aspar, como finalmente sucedió.

Finalmente, Espargaró fue más consistente que el galo y se hizo con el título, lo que automáticamente le convierte en el favorito indiscutible para revalidar su corona. De igual forma, De Puniet seguirá siendo su principal rival, ya que si bien los demás parecen haberse acercado, las ART azules siguen llevando la delantera de forma evidente.

Por ello, y hasta que estén más cerca, no resulta inapropiado pensar en un nuevo mano a mano:

El campeón: Aleix Espargaró

La estabilidad que ha encontrado el catalán junto a Aspar ha sido exactamente lo que necesitaba para dar rienda suelta a su talento sobre el asfalto. Defender el título es la misión, pero espera retroalimentarse de la pelea con Randy para poder competir con los prototipos. Ese debe ser el objetivo a medio plazo de las CRT, y si quiere consolidarse como el líder de las mismas, no puede permitirse delegar esa tarea. Debe encargarse personalmente.

El aspirante: Randy De Puniet

Tocado en su orgullo. Así es como afronta el veterano piloto francés la segunda temporada de las CRT. Dado que un año atrás todos le señalaban como el gran favorito, las ganas de revancha son evidentes. Si finalmente la batalla por el título vuelve a ser cosa de dos, reducir al mínimo los fallos puede ser la llave, y es justo ahí donde debe mejorar.

Lista de invitados

No estarán solos. Diez pilotos más harán lo indecible para discutir su supremacía. El nivel de la competencia va ‘in crescendo’, tanto en el componente humano como en lo que a mecánica se refiere. La fiesta CRT abre sus puertas, y con estos nombres la diversión está asegurada:

Héctor Barberá: Intereses no demasiados relacionados con lo deportivo le dejaron sin hueco en Ducati. ‘Degradado’ al universo CRT, el de Dos Aguas se perfila como el gran rival de la pareja de Aspar. Llega a un equipo que ya se dejó ver el año pasado, y que con sus ganas de demostrar a Ducati que dejarle ir ha sido un error, aspiran a dar el paso definitivo hacia el título.

Hiroshi Aoyama: Japón está de enhorabuena. Su último campeón retorna a MotoGP después de un infructuoso paso por SBK. Tendrá que volver a adaptarse a la categoría, pero no se le puede eliminar de la lucha por el campeonato. Forma una dupla temible con Barberá, con el que se reencuentra tras ganarle el título de Moto2 en 2009.

Claudio Corti y Colin Edwards: El italiano llega con muchas ganas al NGM, y tratará de exprimir al máximo la moto de una de las estructuras más consolidadas de las CRT, desarrollada por Colin. El norteamericano es todo un aval en este sentido, un trabajador incansable adicto a la adrenalina. Juntos forman un equipo muy a tener en cuenta.

Karel Abraham: El piloto que recorrió una por una las escapatorias de los circuitos en 2012 es el mismo que un año antes le disputó hasta el final el ‘Rookie del año’ a Crutchlow, actual terror de las oficiales. Con la misma estructura pero ya sin prototipo, Karel tiene mucho que demostrar.

Yonny Hernández y Michael Laverty: El Paul Bird se ha lavado la cara con una interesante mezcla entre el joven pero experimentado colombiano y el veterano pero ‘rookie’ británico, que sustituye a su compatriota Ellison. A tenor de lo visto en los test pueden dejarse ver por arriba.

Danilo Petrucci y Lukas Pesek: La cenicienta de 2012 quiere dejar de serlo. Además de renovar su confianza en el joven italiano, han repescado al veterano checo. En principio, con esquivar los últimos puestos tendrán suficiente.

Bryan Staring: El australiano tiene ante sí el desafío de su vida, y cuenta con la madurez necesaria para no verse superado por la magnitud del reto. Aun así, lo más lógico sería verle en el vagón de cola.