22-Diciembre-2008 - Largas filas de vehículos permanecen entre los sectores de Cajamarca (Tolima) y Calarcá (Quindío), debido a que la vía tiene tránsito restringido a un solo carril.

La Policía de Carreteras en el Quindío reportó que los derrumbes se produjeron en los kilómetros 21 y 41, en el lado del Tolima. En los kilómetros 15 y 23 también hay pequeños deslizamientos.

El fin de semana previo a la Navidad tradicionalmente es uno de los más transitados entre el centro y el occidente del país.

En el kilómetro 41, cerca de Cajamarca, los derrumbes ya han sido removidos en su mayoría, pero el del kilómetro 21, pese a que la vía ha sido despejada permanentemente por maquinaria del Instituto Nacional de Vías (Invías), durante las últimas horas, las permanentes lluvias que desde el viernes caen en la zona ocasionan nuevos deslizamientos en el mismo lugar, que mantienen el paso en restricción extrema.

El coronel José Manuel Sarmiento Navas, comandante de la Policía en el Quindío, confirmó que el trabajo de las maquinarias del Invías continúa, pero se prevé que el tráfico seguirá lento en las próximas horas debido a que el terreno en el lugar sigue inestable con la permanente caída de nuevos y pequeños derrumbes.

Es poco probable que la carretera pueda ser despejada totalmente este fin de semana.

Una alternativa para los viajeros hacia el Eje Cafetero desde Bogotá, es tomar la carretera Honda - Mariquita - Fresno -Manizales, que de acuerdo con Jorge Gutiérrez, director del Invías en Caldas, funciona sin restricciones hasta antes de las 6:00 p.m.

Fuente: AP