Mostrando resultados del 1 al 2 de 2
  1. Rodar y rugir, conozca la manada bogotana de Alto Cilindraje

    Es un ritual semanal. Cada jueves, amantes de estas máquinas con motores de entre 500 y 1.300 centímetros cúbicos se toman la Autopista Norte por un par de horas en lo que resulta ser todo un espectáculo en medio de la noche capitalina.

    Una cosa es un rugido y otra un rugido en manada. De esta manada hacen parte más de cincuenta motocicletas de alto cilindraje listas para salir a rodar. El rugido es hipnotizador: los que pasan no pueden ignorar a quienes lo provocan.

    Es un ritual semanal. Cada jueves, amantes de estas máquinas con motores de entre 500 y 1.300 centímetros cúbicos se toman la Autopista Norte por un par de horas en lo que resulta ser todo un espectáculo en medio de la noche capitalina.

    Son las ocho de la noche y las motocicletas se multiplicaron en pocos minutos. Están parqueadas en la Autopista Norte con calle 146, en el preludio de la jornada que irá hasta eso de la media noche. Esta rodada es un evento oficial de Vive Tu Moto, el club de motociclistas más grande del país y un referente latinoamericano.

    "Los jueves reunimos entre 50 y 60 motos. Cuando salimos los domingos entre 100 y 150", asegura Jorge Pineda, director de la categoría de Alto Cilindraje del club. Y es que el mercado de las motocicletas en Colombia ha crecido indiscutiblemente y el tema de alto cilindraje ha tomado mucha fuerza, explica Pineda. "Hay una nueva tendencia. Mucha gente prefiere tener una moto grande, de un costo considerable, y un vehículo pequeño, de un costo medio".

    Si una motocicleta pequeña –de 100 c.c.– puede costar en Colombia unos 2 millones de pesos más gastos de matrícula, una de alto cilindraje vale entre 14 y 60 millones de pesos, dependiendo de la marca y sus características, cifras considerables que hacen que una adquisición de este tipo sea vista como un lujo.

    CUESTIÓN DE DETALLES

    Todo está a punto. La vocería la toma Wilkinson Rayo, presidente de Vive Tu Moto, quien maneja una BMW de 1.300 c.c.. (un Mazda 2 tiene 1.500 c.c.). Cerca de 80 personas, entre conductores y acompañantes, se reúnen para escucharlo, mientras los transeúntes se detienen, a ver la improvisada exhibición de motocicletas.

    Todos llevan chaquetas, botas y guantes de seguridad. Ese equipo es costoso. Debe ir acorde a la inversión que se hizo en la moto, dirá alguien en un rato. Wilkinson da las indicaciones finales y hace énfasis en "nada de licor", una de las reglas de oro del club.

    Hasta los más mínimos detalles de la 'rodada' están planeados. "Aquí prima la organización. Siempre tenemos una camioneta grúa con trailer, instrumentos de mecánica rápida y camilla. Cada conductor paga 5.000 pesos para poderla usar en caso de necesitarla. Además contamos con una moto líder y otra que va en la parte de atrás, un colero", dice Pineda. De esta forma no se pone en riesgo la seguridad de los conductores y de los otros vehículos.

    Las reglas son sencillas: nadie puede pasar al líder y nadie puede ir más atrás que el colero, de esa forma el grupo se mantiene relativamente compacto. Antes de salir de Bogotá la velocidad del líder oscila entre los 80 y los 100 kilómetros por hora. En las afueras puede llegar a los 170 kilómetros por hora. Usualmente el líder es Pineda en su Yamaha FZ1 de 1000 c.c., el mismo cilindraje de un Kia Picanto.

    Se prenden los motores y se escucha el rugido ensordecedor. Hasta el peaje de la Autopista Norte el grupo irá en una caravana. Las calles apenas salen del letargo de la hora pico por lo que todavía hay un tráfico considerable. Apenas se alcanzan los 80 kilómetros por hora.

    Los carros que escuchan a la manada disminuyen la velocidad tímidamente, algunos, incluso, prefieren hacerse a un lado para darle paso. Una suerte de calle de honor. "Esa es una de las ventajas de las motos grandes, los carros son respetuosos", comenta Jorge Pineda. Una que otra moto pequeña, que sin darse cuenta se ve en medio del grupo, huye como para no desentonar.

    Y no es que el club discrimine las máquinas de Bajo Cilindraje. "Estamos divididos en siete Categorías. Alto Cilindraje, Atenea's (Mujeres Motociclistas), Bajo Cilindraje, Custom, FZ16, Racing Team y Scooter. La de FZ16 es la única categoría en la que sólo ruedan motos del mismo modelo –añade Wilkinson–; concebimos Vive Tu Moto hace casi seis años con el objetivo de que toda motocicleta pudiera hacer parte de él, pero organizadamente. No puedo poner a una Scooter a que siga el ritmo de una moto de 650 c.c. o al revés". El club cuenta con 24.300 miembros. De las 225.691 motocicletas matriculadas en Bogotá –cifra del Observatorio Ambiental de la ciudad– 4.500 miembros están en Bogotá.

    CON EL VIENTO EN LA CARA

    Tras el peaje las cosas son a otro precio. Empiezan a escucharse, como disparos, los acelerones de los conductores y las motocicletas se pierden en la vía que ya es oscura. Es cuestión de segundos para que muchas de las máquinas lleguen a los 160 kilómetros por hora, cuando menos. Al principio la fuerza del motor produce un jalón que hace sentir que pilotos y 'patos' van a quedarse atrás mientras las ruedas giran. A esa velocidad incluso levantar el brazo para hacer una seña resulta complicado por la acción del viento.

    La adrenalina corre y aparecen los nervios. "No hay de qué preocuparse. Lo complicado es tener la moto quieta, por el peso y el equilibrio. Cuando ya se va andando es muy estable. Simplemente hay que conducirla y no pone ningún problema. Es cuestión de disfrutar de la velocidad con la certeza de que la máquina va a responder", explica Juan David Medina, que maneja una BMW de 650 c.c. desde no hace más de tres meses después de iniciarse como motociclista con una scooter de 125 c.c.

    Medina ha salido a rodar un par de veces con el Club que no exige más pagos que $30.000 pesos para quien quiera tener un carné (Opcional) que lo acredite como miembro de la comunidad. Algunas motos rebasan sin problemas la BMW de Medina. "Yo creo que van a unos 200", explica esforzándose para hacerse escuchar en medio del golpeteo del viento.

    Hay un par de puntos de encuentro antes de llegar al restaurante de Chía en el que los participantes se van a reunir a descansar unos minutos. En las mesas sólo se habla de velocidad, cascos y motores. Esta vez el grupo se ve más imponente. Compacto. Sin contratiempos.

    La manada permanece unida hasta la entrada a Bogotá. Después de eso es cuestión de segundos para que los 'rugidos' vuelvan a sonar y las motocicletas se pierdan en la noche.


    Tomado de Terra Noticias: http://noticias.terra.com.co/bogota/...ceb0aRCRD.html
    Rodar y rugir, conozca la manada bogotana de Alto Cilindraje Miniatura de Archivos Adjuntos Rodar y rugir, conozca la manada bogotana de Alto Cilindraje-.jpg  
    Última edición por Wilkinson; 04-dic-2012 a las 03:47

  2. Comentarios 1

    Comentarios

  3. #2

    User Info Menu

    Respuesta: Rodar y rugir, conozca la manada bogotana de Alto Cilindraje

    Buenos días, los felicito me parece super estas salidas nocturnas, no he podido salir , pero espero hacerla pronto. Fecicitaciones

Similar Articles

  1. Lo que debes conocer antes de rodar con Alto Cilindraje
    Por Wilkinson en la zona Rodadas y Paseos en Moto Alto CC
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 04-dic-2018, 14:26
  2. Lo que debes conocer antes de rodar con alto cilindraje
    Por Wilkinson en la zona Presentacion Moteros Alto CC
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 13-jul-2016, 02:13
  3. Moto Alto Cilindraje
    Por Kmilojimenez en la zona Motos Usadas de 500CC en adelante
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 03-abr-2014, 17:12
  4. Repuestos Alto Cilindraje
    Por NERGAL en la zona Kit de Arrastre
    Respuestas: 40
    Último mensaje: 05-dic-2010, 22:47
  5. Baterias Alto Cilindraje
    Por Andres G en la zona De todo un poco...
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 30-sep-2010, 22:20

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder mensajes
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •