Este tipo de leyes improvisadas y arbitrarias nos hace pensar que no tenemos gobierno, sino que cada municipio hace lo que le provoca, para incomodar a un sector de la población que ahorra...